Imprimir
Categoría: Reflexiones sustentables
Visto: 2184

Por: Jack Alberto Araújo Ensuncho.

www.jackaraujo.net  

       “Dónde estabas tú, cuando las grandes ballenas pedían piedad y los peces desaparecían de nuestros ríos envenenados? … Escribiste alguna carta, cantaste alguna canción, o te quedaste sentado diciéndote que tu carta no sería leída, ni tu canción escuchada?… Dónde estabas tú… Cuando la tierra comenzó a morir?.

                                     

 Robert A Brewer

 

Con motivo de celebrarse el 24 de octubre El día Mundial Contra el Cambio Climático, queremos unirnos a esta celebración con las siguientes reflexiones que comparto con Uds., mis queridos lectores.

Pero ¿qué es el cambio climático? y ¿cómo llegamos a la crisis energética en la que nos encontramos?   Cuál es la solución? ¿Qué papel juega la contabilidad y los contadores públicos en todo esto?

 

¿QUÉ ES EL CAMBIO CLIMÁTICO Y SUS EFECTOS?

 

“En primer lugar es necesario aclarar dos conceptos que si bien están estrechamente relacionados, con frecuencia se toman de manera erronea como sinónimos: el cambio climático y el calentamiento global. Existe una importante diferencia y es que el calentamiento global es la causa del cambio climático, es decir, el aumento de la temperatura del planeta provocado por por las emisiones  a la atmósfera de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad del ser humano, están provocando variaciones en el clima que de manera natural no se producirian.”   ( Acciona, en internet)

 

-La contaminación de la atmósfera, el efecto invernadero, las lluvias ácidas, el aumento de la temperatura, el deshielo de los polos, la degradación de los suelos,  el aumento del nivel de los mares, de los océanos, las sequías, las inundaciones, los tsunamis, las erupciones volcánicas, las enfermedades, las pandemias (el E bola, el Sida, el Coronavirus, la Covid 19), esto y mucho más son las secuelas del cambio climático, trayendo cómo consecuencia la extinción de miles de especies animales ( pérdida de la diversidad biológica) y potencialmente la desaparición de todas las formas de vida en el planeta.

 

¿CÓMO LLEGAMOS A ESTA CRÍSIS?

 

La quema de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón son la principal causa, a consecuencia de sus emisiones de gases de efecto invernadero; la quema y tala de bosques; la deforestación; la industrialización, tanto en el campo como en la ciudad; los desechos sólidos, tóxicos y peligrosos; la contaminación de las aguas; han sido las causantes de toda esta crisis que tiene como escenario la  pobreza y el desequilibrio humano-social, ambiental y ecológico que vivimos.

 

Desde la aparición de la industria, pasando por sus distintas facetas de desarrollo o revoluciones como se le ha dado en llamar, acrecentado con los avances científicos y tecnológicos invasivos y deletéreos, los sectores dominantes de la economía, con su espíritu  e ideología voraces, han espoliado los bienes humanos, sociales y ambientales en provecho de su propio beneficio y en perjuicio de los demás sectores de la sociedad hundiéndola en una crisis profunda que, de no actuar pronta y cumplidamente con nuestra responsabilidad social, ambiental y ecológica, nos veremos abocados a sufrir una situación jamás entes vivida por especie alguna. Afortunadamente aún estamos a tiempo de reponer algunos daños y  evitar que la actual situación siga haciendo de las suyas.

 

¿CUÁLES HAN SIDO Y SON LAS SOLUCIONES A LA CRÍSIS?

 

Se  han propuesto varias soluciones a la actual crisis energética que vivimos, tales como: La ONU ha liderado este proceso a nivel global

 

Hasta ahora, han habido tres conferencias para estudiar “medidas relacionadas con el cambio ambiental, económico y político” en el planeta, llamadas Cumbres de la Tierra.

La primera tuvo lugar en Estocolmo en 1972, la segunda en junio de 1992 en Rio de Janeiro y la tercera en Johannesburgo en el 2002. Posteriormente tuvo lugar la Cumbre Río + 20 en Brasil.

Ha habido además, muchas otras reuniones y conferencias preparatorias para evaluar el trabajo realizado en dichas cumbres.

“La Cumbre de la Tierra en junio de 1992, la Conferencia sobre Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas, también conocida como la Cumbre de la Tierra, se reunió durante 12 días en las cercanías de Río de Janeiro, Brasil. Esta cumbre desarrolló y legitimó una agenda de medidas relacionadas con el cambio ambiental, económico y político. 

 

El propósito de la conferencia era determinar qué reformas ambientales era necesario emprender a largo plazo, e iniciar procesos para su implantación y supervisión internacionales. Se celebraron convenciones para discutir y aprobar documentos sobre el ambiente. Los principales temas abordados en estas convenciones incluían el cambio climático, la biodiversidad, la protección forestal, la Agenda 21 (un proyecto de desarrollo ambiental de 900 páginas) y la Declaración de Río (un documento de seis páginas que demandaba la integración del ambiente y el desarrollo económico). 

La Cumbre de la Tierra fue un acontecimiento histórico de gran significado. No sólo hizo del ambiente una prioridad a escala mundial, sino que a ella asistieron delegados de 178 países, lo que la convierte en la mayor conferencia jamás celebrada.

 

Una  Cumbre de la Tierra, celebrada en la última semana de junio de 1997 en Nueva York, tuvo como principal objetivo constatar el grado de cumplimiento de las decisiones tomadas en Río de Janeiro. A ella asistieron representantes de 170 países, quienes pudieron comprobar que los objetivos acordados en la I Cumbre no se habían cumplido, sobre todo en lo referente a emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. No se pudo llegar a un acuerdo unánime en las reducciones de estos gases en un 15%, en relación con el nivel de 1990, para el año 2010, como se proponía. Entre las nuevas ideas aportadas en esta Cumbre destacan la de crear una Organización Mundial del Ambiente y la de establecer un tribunal internacional para conflictos sobre problemas ecológicos. (Encarta 2005)

 

 

Otras cumbres en las que se han discutido esta problemática a fondo es el llamado PROTOCOLO DE KYOTO      2010; EL ACUERDO DE PARIS  DE 2015, el más importante y trascendente de todos los alcanzados por la comunidad internacional.  

En donde se aprobó LA DESCARBONIZACION, es decir, reducir gradualmente, hasta eliminarla del todo, la quema de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón; la emisión de gases de efecto invernadero. Además, se aprobó entrar en un período de TRANSICION ENERGETICA

 

También existen una serie de instituciones globales por fuera de la ONU que trabajan afanosamente por aportar soluciones a los problemas del ambiente: ORG, UNIVERSIDADES, etc, etc. Pero, indudablemente, el organismo que marca la pauta y con mayor reconocimiento en la lucha contra el calentamiento global y el cambio climático es el Panel de expertos de las Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés), creado en 1988.

 

 

Como consecuencia de todo ello, ha surgido una nueva conciencia social, ambiental y ecológica en el mundo y se han elaborado nuevos conceptos que recogen los nuevos compromisos que el hombre ha adquirido para solucionar dichos problemas. Ellos son los conceptos de desarrollo sostenible y de Responsabilidad social, ambiental y ecológica.

 

EL PAPEL DE LA CONTABILIDAD Y LOS CONTADORES PUBLICOS EN ESTA CRISIS

 

Desde la contabilidad somos conscientes de que formamos parte del problema pero también de la solución. Por eso, en tanto que somos una disciplina crítica y autocrítica queremos expresarnos diciendo cosas como estas:  sí bien es cierto que la contabilidad cómo técnica ha comunicado del sistema económico, en el cual está escrita incondicionalmente, información “útil” para los interesados pero ha ocultado los perjuicios que ha generado la acción económica fuente de la acumulación de la riqueza en manos del 1% de la población mundial. Somos también conscientes de nuestra mayoría de edad como disciplina en construcción científica y, ante la crisis mundial que vivimos, nos cabe la responsabilidad  de repensar la función no solo económica sino también social, ambiental y ecológica que debe cumplir nuestra disciplina y los contadores como agentes portadores de esa responsabilidad.

En este pensar y repensar la contabilidad hemos adquirido el compromiso histórico de que nuestra disciplina debe no solamente informar la economía ambiental sino también la economía ecológica, es decir, debe reportar también daños y perjuicios ocasionados por la actividad económica ambiental, al, entre comillas, “progreso social y ambiental” porque no podemos llamar progreso social a todos estos males de que hemos dado cuenta. No solamente hay que mostrar resultados que, sin lugar a duda, han aportado a la calidad de vida, pero que también han deteriorado al máximo esa misma calidad de vida evitando que vivamos en un ambiente sano y propicio para garantizar el desenvolvimiento de la vida y el bienestar planetario para nuestras generaciones presentes, y futuras: la de nuestros hijos, nietos, bisnietos y más.

 

Por todo eso, desde aquí, desde la región, queremos decirles a todos los oídos que nos escuchan y a todos quienes nos leen que estamos trabajando incansablemente en el cumplimiento de nuestra responsabilidad histórica en la construcción de un nuevo mensaje para la contabilidad que trascienda el marco de lo meramente económico y financiero, como hasta ahora lo ha hecho, para proporcionarles a los distintos grupos de interés, incluida desde luego la sociedad toda, información real acerca de los daños que a nivel micro están ocasionando las empresas en clara violación a las normas legales y constitucionales que les exigen informar y comunicar de todo ello a la sociedad y no solo los resultados y estado de situación de aquellos eventos  que les generan la acumulación de su riqueza.  

Bienvenida la celebración del día mundial contra el cambio climático!!!

Medellín, 24 de octubre de 2021